• Sin miedo a la vida

    El día amaneció despejado y con una temperatura perfecta. Arranqué mi moto y salí del garaje dispuesta a disfrutar del camino con una gran sonrisa. Me gusta mucho mi trabajo, así que el buen humor siempre me acompaña a pesar de los problemas que pueda darme la vida. Cuando llegué al geriátrico, pude ver a Marga por la ventana del comedor saludándome con la mano. Cada día me recibía igual, con un saludo y una sonrisa. Era una mujer estupenda de la que aprendí mucho durante su estancia allí. Siempre me ha gustado escuchar y a Marga le gustaba hablar, así que ella satisfacía su necesidad de contar y yo…

  • La sinrazón

    No nos conocíamos. Podría jurar que nunca antes nos habíamos visto. Sin embargo, a pesar de ser dos completos desconocidos, cuando nuestras miradas se encontraron por primera vez, se propinaron un par de puñetazos en una feroz pelea que apenas duró un segundo. El atacó, yo me defendí. El no ganó, yo resistí. A lo largo de nuestra vida, nos encontramos con personas con las que, desde la primera toma de contacto, no queremos tener ningún trato. Incluso sin haber cruzado ni una palabra, ya hemos decidido que no nos gustan, que nos caen mal, que somos polos opuestos y, por lo tanto, no intentaremos un acercamiento. También puede pasar…

  • Zombi Durmiente

    Comer y dormir han sido siempre mis dos grandes aficiones en la vida. Había quien se atrevía a decirme «ya descansarás cuando mueras», pero ¿y la comida? Despertarme para comer, comer para dormir, y, entre medias, trabajar, socializar… Esas cosas que hay que hacer con nuestra vida, pero con calma, sin prisas. No era pereza, era falta de ganas, o de motivación, vaya usted saber, pero vaya usted, que a mí no me apetece. Cuando los muertos empezaron a salir de sus tumbas de esa manera que nunca te explican las pelis porque parece súper obvia (salen de la tierra, así, sin más, ¿y la tapa del ataúd?), los humanos…

  • Amarga y feliz victoria

    Se marchó. Después de mucho tiempo luchando por su relación, se marchó. No hubo enfados, ni lágrimas, ni explicaciones. Sencillamente, cogió sus recuerdos, sus pedazos, los puso alejados del corazón para que no doliesen más y emprendió el camino. Siempre había pensado que cuando llegase ese momento iba a estar confusa y triste; se sorprendió al comprobar que sólo la tristeza aparecía. No había confusión, ni siquiera había preguntas porque, en el fondo, ella siempre había sabido lo que estaba pasando y lo que tenía que pasar. Después de unas horas pensando en lo que había ocurrido, se sintió mejor, más ligera de emociones, con menos peso en el alma…

  • Cómo se conduce una moto

    ¿Alguna vez has conducido una moto? Me refiero a una moto-moto, no me valen scooters, vespinos, automáticas y demás. No es que no los considere motos, sino que no se conducen igual y, por lo tanto, no tienen nada que ver con lo que te voy a contar hoy. Si tienes años de experiencia en concentraciones moteras y rutas varias pilotando tu moto (como yo) o si nunca te has subido a una ni en el tío-vivo, puede que te interese saber, de una manera nunca antes contada -por suerte-, cómo se conducen estas máquinas, ya sean custom, trail, naked, R… al fin y al cabo todas son iguales a…

  • Hasta que mi muerte nos separe

    Él me quiere, estoy segura. Los demás se equivocan. ¿Qué sabrán ellos? Soy yo la que está junto a él todos los días. Yo, la que le espera cada noche. Es cierto que a veces se enfada mucho, que pierde el control conmigo, pero me parece exagerado llamar a eso malos tratos. Mi caso no es tan grave como el de las demás. A mí, mi marido me quiere. Tiene que quererme. Me lo ha dicho llorando. Lo que pasa es que los hombres no saben querer como nosotras. Ellos lo demuestran así. Además, trabaja todo el día. Es normal que quiera tener la cena en la mesa cuando llega.…

  • Soy rubia

    Soy rubia. No una rubia de esas a las que se les oscurece el pelo con el paso de los años, no. Mi pelo sigue siendo rubio rubio a mis taitantos años. Aunque parezca una tontería, es algo con lo que hay que aprender a vivir. Si viviese en Finlandia, no tendría problemas, pero aquí… Me paso la vida escuchando tooodos los chistes y comentarios acerca de rubias y su ausencia de inteligencia. Menos mal que tengo sentido del humor y, aun siendo rubia, pillo los chistes -a veces-. Mi propio hermano se dedica a mandarme correos con todas las tonterías que encuentra sobre rubias. Qué le voy a hacer,…

  • Suave melodía

    Acaricias mi piel desnuda recorriendo con tus manos cada curva de mi cuerpo. Marcas con ternura las formas de mi cintura. Con tus dedos, rasgueas mi ombligo suavemente, consiguiendo una melodía suave, sensual. Me dejo llevar. Cierro los ojos y estiro los brazos, que se van transformando en fino mástil para que formes notas en cada traste. Mi cadera se adapta a tu cuerpo para que me abraces sin miedo; la música empieza a salir por cada poro de mi piel. Mantengo los ojos cerrados, abandonándome al ritmo de tus manos que siguen acariciando mi cuerpo de madera estremeciéndose a tu contacto. Y como las guitarras también sueñan su propia…

  • Surtidores de recuerdos

    Mi intención era parar en la primera gasolinera que viese por el camino, pero me puse a pensar en la variedad de precios y he acabado en la de siempre, aunque eso me ha hecho desviarme de mi camino. No tengo prisa, sólo me apetece disfrutar del día y de su estupenda temperatura dando un paseo con mi vieja amiga, así que hacer un par de kilómetros más no me importa. Al ser un día entre semana, no hay apenas cola en los surtidores y no tengo que esperar mucho. Menos mal, porque estar bajo el sol con la cazadora puesta no me hace ninguna gracia. Por pasar el rato,…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad