Tebeos

Hace unos días que he vuelto de España. Yo pensaba que mi maleta iba a volver sabrosa, llena de viandas de mi tierra, pero ha vuelto lectora. He traído libros de lo más variados. Un escritor tiene que leer, pero no dicen que sólo deba leer novelas, así que uno de los libros que se ha venido conmigo es una recopilación de tiras cómicas de Mafalda, porque no todo va a ser literatura propiamente dicha.

Lo importante es leer, entretenerse, disfrutar con la lectura, desconectar. Las ideas pueden surgir incluso en nuestros viejos tebeos de Rúa del Percebe. Tal vez no nos inspiren una historia, pero nos pueden ayudar a crear un personaje, una situación, a recordar nuestra infancia y aplicar esos recuerdos en nuestras historias.

Los tebeos fueron nuestros primeros libros. Vale, ahora se dice cómics, pero lo de tebeos es, para mí, más cercano. Muchos niños se inician en el placer de la lectura a través de tebeos. Los adultos nos empeñamos en regalarles libros, pero unas páginas llenas de ilustraciones con poco texto son perfectas para engancharles. Que sí, que esos libros que les regalamos son para su edad, literatura infantil y juvenil, pero no todos los niños están dispuestos en meterse en párrafos sin dibujitos.

Respecto a los adultos, parece que muchos no están por la labor de volver a sus orígenes, al Botones Sacarino, a Zipi y Zape, a Mafalda. Yo disfruto regresando a esa literatura escrita dentro de “globos”, donde los diálogos son los reyes. Es agradable leer algo que, al acabarlo, me deje una sonrisa, sin más. No hay pretensiones educativas ni sensaciones raras al final de nuestra lectura. Tan sólo un buen rato que nos ha reseteado para volver a nuestro mundo de mayores.

También han venido en mi maleta Asterix y Obelix, Tintín -aunque nunca me ha llamado la atención-, Mortadelo y Filemón, Esther y su Mundo. Todos ellos mezclados con Archipiélago Gulag, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Machado, Sultana, Historias de una Geisha… En fin, que tengo para elegir dependiendo del momento.

Pues eso, que voy a retomar mi infancia y adolescencia, aunque mi madre diría que nunca las he dejado, y voy a disfrutar de todo tipo de lecturas, porque de todas ellas puedo sacar algo positivo.


Isabel Veiga López

¿Te gustaría recibir mis newsletters con información exclusiva? Accede al formulario de suscripción desde aquí antes de irte o desde los menús en cualquier momento.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad