Conocer el final de las novelas Feelgood

Conocer el final de las novelas Feelgood

Estoy escribiendo el borrador cero de una nueva novela. Tengo muy claro por qué escribo esta historia y no otra, por qué he elegido empezar una en lugar de retomar alguna de las que tengo aparcadas. Necesito contar algo que vivo muy de cerca desde hace tres años y que está hecho de muchas equivocaciones.

El propósito principal de escribir esta novela tiene que ver con el final que le voy a dar. Sin ese final, mi propósito no tendría ningún sentido. Ya, ya sé que necesitarías más datos, pero es que no te los puedo dar. Perdón.

Aunque desde antes de escribir la primera palabra, ya sabía cómo va a acabar mi historia, he estado dando vueltas al asunto de los finales y de los géneros literarios. Me ha dado por pensar en las novelas Feelgood porque es un género cuya principal característica es el final.

Qué es una novela Feelgood

Versión resumida: es una novela con final feliz. Es decir, lo importante es que todo acabe bien para dejarte un buen sabor de boca, para hacerte feel good (sentir bien).

Versión detallada: te recomiendo el artículo de Mavi Pastor ¿Qué es una novela feelgood? Libros para ser feliz. Te explica otras características de estas novelas.

También puedes leer el de Pilar Navarro Colorado Novelas para sentirte bien: feelgood, en el que te da propuestas de lecturas.

Por qué gustan las novelas Feelgood

Porque te hacen sentir bien, por ese final que sabes que va a ser bueno. Hay momentos en los que apetece y es necesario leer historias que nos dejen buenas sensaciones y una sonrisilla de «qué bien que, a pesar de todo, la vida nos puede dar un final feliz».

La escritora Beatriz Fiore, en su artículo Características de las novelas Feelgood y cinco propuestas literarias nos lo resume así: «Me puedo relajar con el final y centrarme en disfrutar de la historia. […] Como de antemano ya sé que el final va a quedar cerrado y bien bonito, pongo un par de marchas menos en mi cabeza y me dejo llevar como si me estuvieran dando el masaje de mi vida».

Está claro que, si te gusta leer sabiendo que una novela va a terminar bien, las Feelgood están hechas para ti.

Tengo la impresión de que no soy lectora de Feelgood

Cuando Pilar Navarro me ofreció participar en el artículo que mencioné más arriba, tuve que declinar la invitación porque de este género sólo había leído su novela y ya había alguien que iba a hablar de ella.

Seguí repasando mis lecturas y me di cuenta de que no tenía ninguna Feelgood en mi lista. Me fastidió mucho no poder aportar nada al artículo de Pilar, que fue muy paciente conmigo, pero su novela era la única Feelgood que yo había leído.

A día de hoy, puedo añadir otra novela a esa lista, pero no mencionaré su título porque no me ha gustado en absoluto. Y eso que se trata de una novela que suele salir en todos los listados de novelas feelgood maravillosas que hay que leer sí o sí. De hecho, sale en uno de los artículos que te he comentado antes.

No se trata sólo del final

En mi opinión, que una novela acabe bien no significa que la historia merezca la pena. Hay que cuidar los personajes, la trama, la narrativa, los diálogos, la documentación. Es decir, todo.

Vale que no tiene que haber tramas trepidantes ni acción constante ni conflictos que nos quiten la respiración hasta que se solucionan, pero tienen que estar bien construidas, ser creíbles, atrapantes. Y los arcos de personaje tienen que llegar hasta el final.

De nada sirve un final feliz si, como lectora, has llegado hasta él a regañadientes y deseando terminar una historia inconsistente y aburrida.

Qué significa que una novela acabe bien

Me hago esta pregunta porque, al terminar esa novela que no me gustó, me di cuenta de que lo que yo consideraba un final apropiado ―e igualmente feliz― para la protagonista y acorde con el arco de personaje que se le había construido, no era lo mismo que consideró su autor/autora.

Vale, parece que soy la única que no ha disfrutado con esa novela, no me dejó buen sabor de boca, pero me ha servido para plantearme estas cosas y aprender. Al ser la solitaria voz discordante, me doy cuenta de que cada lector es diferente y, por lo tanto, espera cosas diferentes de los personajes, de la evolución de sus arcos, de los finales.

Para que los lectores disfrutemos de historias que ya sabemos que acaban bien, el manejo de la trama en manos del escritor tiene que ser bueno, debe dar alternativas que, aunque todas propongan un buen final, no sepamos cuál va a ser la definitiva.

Hace poco, una lectora me hablaba de otra novela Feelgood que no he leído y me decía «no me ha gustado porque es muy predecible». Por eso es importante crear un conflicto, por pequeño que sea, y que los lectores no sepan qué camino tomará el personaje principal.

Un lector para cada género literario

Al contrario que Beatriz Fiore, yo prefiero no saber cómo acaba una novela. Disfruto más la historia si no sé hacia dónde me lleva.

Esto no significa que no vuelva a leer Feelgood o que nunca lo escriba; no descarto en absoluto escribir historias Feelgood porque me gusta probar y aprender. Puede que yo cometa los errores que comento, pero no lo sabré si no me pongo manos a la obra.

Incluso voy a dar otra oportunidad al autor/autora de la novela que no me gustó. Si es una buena historia en la que, aun sabiendo que acaba bien, no es predecible la resolución del conflicto, me habrá gustado. Por eso, no me cierro a leer otras novelas Feelgood.

Volvamos a mi nueva novela

No creo que mi nueva novela encaje en el género Feelgood debido a su trama, pero imaginemos que así es, que encaja perfectamente. Si, además, el final acabase bien ―que yo ya sé si sí o si no, pero no te lo puedo decir―, ¿me gustaría que el lector lo supiese? ¿Querría saberlo yo como lectora? Mi respuesta es no.

Es algo que tengo claro para esta novela en concreto. Sin embargo, también te he dicho que no descarto escribir Feelgood, así que puede haber otras historias a las que sí les ponga esa etiqueta.

Y hasta aquí mi reflexión acerca de los finales felices en las novelas Feelgood. Cuéntame qué opinas tú, si te gusta ese género, si prefieres no saber cómo acaban las historias.

Enlaces en este artículo + uno:

¿Qué es una novela feelgood? Libros para ser feliz ― Mavi Pastor

Novelas para sentirte bien: feelgood – Pilar Navarro Colorado

Características de las novelas Feelgood y cinco propuestas literarias – Beatriz Fiore

El (desconocido) borrador cero — Isabel Veiga López


Isabel Veiga López

¿Te gustaría recibir mis newsletters con información exclusiva? Accede al formulario de suscripción desde aquí antes de irte o desde los menús en cualquier momento.

Volver a entender, flores

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad