Personajes con necesidades especiales

El tema de las necesidades especiales es tan interesante como extenso. De hecho, es tan extenso que resulta imposible incluir en un único artículo todo lo que se puede y debe decir, aunque sólo sea para relacionarlo con la creación de personajes literarios.

Antes de seguir y para aclarar conceptos, quiero decir que hablaré de NEE (Necesidades Educativas Especiales) porque es más breve escribir NEE que las tres palabras completas y porque eso incluye enfermedades, trastornos, condiciones y comportamientos por diferentes motivos, pero no voy a centrarme en la etapa infantil, la educativa, sino también en la adulta, en cómo podemos usar diferentes características para moldear a nuestros personajes.

Trabajo con niños con NEE desde hace una década, por eso me atrevo a escribir este artículo con la confianza que me da la experiencia. Juntar mis dos vocaciones ―enseñanza y escritura― es algo que siempre disfruto.

He eliminado muchos párrafos que iba a incluir en este artículo porque, aunque podrían ser de utilidad, me daba cuenta de que me estaba extendiendo mucho. Sí, me ha costado abreviar, no entrar en detalles, mantener este artículo simple a la par que efectivo. 😄

Los clichés en las Necesidades Especiales

¿En qué has pensado cuando has leído el tema de este artículo? ¿Autismo, síndrome de Down, tal vez silla de ruedas?

Cuando se habla de NEE, uno de los clichés sería limitarnos principalmente a autismo y síndrome de Down. Supongo que son las más conocidas y, por eso, son las primeras que vienen a nuestra mente cuando sale el tema.

Otro de los clichés es pensar en «una persona = una condición/enfermedad/etc.». Ojalá eso fuese cierto. La vida sería mucho más fácil para esas personas y sus padres/cuidadores. El problema, el gran problema, es que una persona puede tener síndrome de Down, autismo y TDAH, así, juntos y revueltos.

Eso significa que no tienes que elegir una única característica para tu personaje. Puedes mezclar, aunque te recomiendo documentarte primero, sobre todo si escribes novelettes realistas. En Fantasía, tienes un poco más de libertad, sobre todo si es un mundo nuevo con diferentes razas.

Un tercer cliché es pensar en las NEE como taras, es decir, como algo negativo, estropeado. Es cierto que no se suelen celebrar como algo positivo, en general, sobre todo en la más tierna infancia, por mucho que a los padres se las presenten así en ocasiones (no siempre, claro) para minimizar las preocupaciones. Pero no ser positivo no significa necesariamente ser negativo. Una NEE, en su conjunto, podría ser un obstáculo, pero si separamos sus características, es posible encontrar una que a nuestros personajes les sirva como aliciente, como motor para avanzar, como ventaja que da valor a la historia.

Personajes con NEE en cualquier género literario

¿Y si la asesina tiene Trastorno Obsesivo Compulsivo o alguna fobia? Pensar en cuál asignarle podría ser un reto para ella y una ventaja para el detective.

Terror, Fantasía, Romántica, Ciencia-Ficción… porque tus robots también pueden tener alguna característica concreta o alguna necesidad especial completa útil para la trama.

He dicho «útil para la trama» porque se trata de eso, de que la NEE o la característica que asignes a tu personaje tiene que tener una función, no estar ahí porque sí. Puede ser algo que ponga obstáculos o fortalezas, algo que marque el desarrollo del personaje o de los personajes que le rodean, que lo haga diferente, especial, sea para bien o para mal, dependiendo de la trama. Incluso en historias de superhéroes, hemos visto que tener un poder puede ser algo que genera bullying contra el personaje o que le hace ser admirado. También da la opción de que el personaje lo use para hacer el bien o para vengarse de quienes se reían de él.

Algunos datos interesantes

Si quieres dar visibilidad a algo concreto, hay ciertos datos que debes tener en cuenta cuando busques documentación, sobre todo para novelette realista.

Edad

Los síntomas en edad infantil son más evidentes, más puros, más fáciles de apreciar, pero incluso en esta etapa hay que pensar en otros condicionantes que pueden afectar a emociones, estados de humor, relaciones sociales, (in)madurez.

Un personaje infantil pasa por varias etapas en poco tiempo debido a su enfermedad o condición. No es un personaje plano, sino que evoluciona y cambia. En ocasiones, esos cambios se producen en breves espacios de tiempo. Puede haber deseo de superación o agresiones hacia quienes le rodean o autolesiones.

Si hablamos de personajes adultos, lo habitual es que algunas características hayan sido pulidas o incluso escondidas para sobrevivir en el mundo social y laboral. Un adulto con TDAH ha aprendido a controlar impulsos y alguien con Asperger (sé que hay discrepancias al usar esta palabra) es muy posible que haya desarrollado unas habilidades/estrategias sociales que no tenía de niño.

Hay excepciones, yo conozco algunas, y son debidas, principalmente, a la falta de ayuda y de diagnóstico en la infancia/adolescencia. Es otro factor a tener en cuenta.

Diagnóstico y apoyo escolar/social/familiar

El lugar en el que crece el personaje es muy importante. El lugar, el estatus social, la familia, las creencias (familiares y sociales), las leyes.

Por ejemplo, no es lo mismo tener parálisis cerebral en Inglaterra que en Pakistán. En Inglaterra, un niño en esa situación va al colegio, la familia se vuelca, hay recursos educativos y económicos. Sin embargo, en Pakistán, no iría al colegio, la familia no se esforzaría en educarlo porque para qué. Digo esto basándome en casos muy concretos que hemos tenido en el colegio, en cómo los trataba la familia y en comentarios que compañeras de trabajo pakistanís me hicieron acerca de cómo son las cosas en su país. Es decir, no ha sido un ejemplo aleatorio que nunca he visto.

Los diagnósticos de autismo en Somalia son, según las estadísticas, (casi) inexistentes. Tengo mi propia teoría acerca de esto, pero no es el momento ni el lugar para desarrollarla. En Inglaterra, he conocido niños autistas somalíes y los padres hablaban del secretismo que la familia impone de manera tácita acerca del asunto. Así que, como te decía, el lugar en el que nace/crece tu personaje es muy importante porque puede determinar la existencia o la negación de un diagnóstico, sea hecho en la infancia o en la edad adulta.

El apoyo escolar también depende del país en el que se desarrolle tu historia. En Inglaterra, un niño con NEE diagnosticadas puede tener el apoyo constante y personalizado de una LSA (Learning Support Assistant, que es mi trabajo) que estará en la clase con la criatura en cuestión, ocupándose no sólo de ayudar con mates y esas cosas, sino ―y principalmente― con temas sociales, emocionales, incluso físicos cuando es necesario. En España, ese apoyo se ofrece de manera diferente y en otros países ni siquiera existe.

Misma NEE, diferentes personajes

Tu novelette puede tener dos personajes autistas y ser completamente diferentes. Dependerá no sólo de en qué parte del espectro estén, sino también de su trasfondo (edad, sexo biológico, familia, experiencias…). O dos personajes con síndrome de Down y ser también muy diferentes porque uno de ellos tiene, además, TDAH, por hablar de las NEE más conocidas.

Cuando construyas personajes con NEE o con alguna característica de NEE, no te quedes en lo que hayas visto en una película. Investiga, contacta con alguna asociación, habla con personas que tengan esa condición/enfermedad, pregunta en redes sociales. Ya te hablé de cómo documentarse en Cómo documentarse para escribir novelettes.

No te metas en jardines de los que no sabrás cómo salir. Está muy bien que quieras dar visibilidad a una enfermedad rara aprovechando el día internacional de esa enfermedad, pero no sirve de nada si te quedas en la superficie con clichés que no reflejan la realidad y que van a ofender.

Y recuerda que todas estas NEE no se basan únicamente en el aspecto físico o psíquico, sino en todo lo que rodea a cualquier persona, como he dicho antes: experiencias familiares, sociales, laborales, profesionales que trabajan para/con ellos, pequeñas y grandes dificultades en el día a día. Puedes pasar por alto muchos aspectos si tu personaje es de relleno, si «pasaba por allí», pero no los puedes ignorar si es el personaje principal o un secundario importante.

Los personajes sin NEE

¿Desde qué punto de vista quieres visibilizar el día a día del personaje con NEE?

Aunque pueden ser personajes protagonistas, es posible que quieras contar la historia desde el punto de vista de los padres, de una profesora, de un vecino, de la fisioterapeuta, de un amigo, de su hermana. Te comento esto porque una persona con NEE no es una isla. La gente que la rodea también está implicada en mayor o menor medida.

Si tenemos, por ejemplo, un personaje sordo, tendremos también a los personajes que le rodean y que aprenderán o no la lengua de signos. ¿Quién no aprenderá? ¿Por qué? Hoy en día se puede aprender en internet, pero si tu novelette transcurre en los años cincuenta, puede ser un obstáculo incluso para quienes quieren aprender, pero no saben dónde. ¿Qué obstáculos superará el personaje sin NEE para aprender la lengua de signos si vive en una aldea hace décadas?

Los retos diarios

Si lo que quieres es dar visibilidad a algo concreto, no olvides incluir las pequeñas cosas cotidianas.

Una persona con acondroplasia que quiere ir al piso diez no alcanza al botón en el ascensor. Ya hay cada vez más ascensores con los botones a una altura accesible para todo el mundo, pero no todos y, definitivamente, no hace años.

Mis primeros suegros eran sordos. El timbre de la puerta estaba conectado con las luces. Así, cada vez que alguien llamaba, veían las luces. Lo mismo hacían con el despertador.

Cuando escribas una escena, piensa en todos esos pequeños obstáculos o ventajas que tu personaje tiene cada día, en cómo los soluciona, cómo los aprovecha a su favor, si le generan frustración, sobre todo si es una novelette realista.

Queda tanto por decir

Espero que este artículo te haya resultado interesante y te haya servido para darte ideas y para ayudarte a encaminarlas. Como dije al principio, no he escrito todo lo que se me ha ocurrido porque no quiero convertir esto en una enciclopedia sobre NEE. Tampoco podría porque mis conocimientos no llegan a tanto. Mi intención era plantar la semilla para que tú la cuides y la hagas crecer.

¿Has leído/escrito ficción acerca de NEE? ¿Te animas a escribir algo, incluso un relato, después de leer este artículo? ¿Conoces de cerca o en primera persona alguna NEE? Te leo.


Isabel Veiga López

¿Te gustaría recibir mis newsletters para conversar? Accede al formulario de suscripción desde aquí antes de irte o desde los menús en cualquier momento.

Dos libros (Volver a entender, A Friend of Dorothy Again), dos marcapáginas, en la arena, al lado de una estrella de mar.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad