• Las librerías no son templos sagrados, aunque nos gustaría

    Me encantan las librerías. Las bibliotecas también. Librerías y bibliotecas y ferias del libro y hablar de libros y leer libros y escribir libros. No soy rara, soy lectora y, además, escritora. Sí, me atrevo a llamarme escritora. No creo que me equivoque si afirmo que todos los lectores disfrutamos cuando entramos en un lugar lleno de libros, sea un negocio, un lugar público y gratuito, una casa. Hablemos de librerías Centrémonos en los negocios físicos que venden libros, en esas tiendas que tienen un olor particular e hipnótico que nos hace sentir que estamos donde debemos estar, que pertenecemos a ese lugar. Por alguna extraña razón ―y por culpa…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad