2. Respuesta, el teatro de Lorca

Ay, la censura. Ha estado rondando por nuestro país siglo sí, siglo también, por diferentes motivos, con diferentes “enemigos”. Trabajar de censor, mantener el país moralmente limpio y lustroso alejado de la lujuria popular y ataques rojos, era un no parar.

Los censores cinematográficos, sobre todo durante la dictadura Franquista, se lo pasaron pipa viendo películas que no dejarían ver a los demás, disfrutando de la visión de muslos y escotes que luego prohibirían ver al resto del país durante años. Por cierto, la censura en el cine comenzó oficialmente en 1912, mucho antes de Franco, y aprovecharon el doblaje para combatir cualquier inmoralidad, tanto en diálogos como en música.

Pero no sólo el cine se vio afectado, por supuesto. Las malas zarpas de la censura llegaban a todas las artes. Los libros no iban a ser una excepción. Se censuraban no sólo textos, sino autores.

Crear algo sabiendo que podía ser destruido, limitaba la creatividad, la resentía. Había que aprender a ajustarse a las normas, a callarse, a no mostrar todo lo que había que mostrar. La ironía era que, mientras esa creatividad moría de aburrimiento, su hermana gemela aprovechaba su momento de gloria. Era ese tipo de creatividad que se necesitaba para contar lo que se quería sin que el censor encontrase motivos para usar la tijera. Ya sabes, no es lo que dices, sino cómo lo dices. Canciones, obras de teatro, poemas, todos sus autores aprendieron a seguir con su trabajo a pesar de la censura. El público no era tonto y sabía leer entre líneas, menos mal.

Federico García Lorca no era solamente escritor, sino homosexual. Es decir, era doblemente peligroso. Algunos temas sobre los que escribía no eran bien recibidos y se censuraban. Hoy en día, nos parecerían absurdos los motivos, pero así era la vida entonces. Vamos con la respuesta a la pregunta. Como dije, hay que pasar por todas las opciones.

A. Es incorrecta porque no es una obra de Lorca, sino de Francisco Delicado. Fue escrita en Venecia en 1528. La añadí como opción porque el título podía hacer pensar que su autor era García Lorca.

B. Correcta. Yerma fue censurada, por absurdo que parezca, por inmoral y pornográfica. ¿Qué tendrían los censores en mente para ver pornografía en Yerma? O, tal vez, la pregunta correcta sea, ¿qué se entendía por pornografía en aquella época? ¿Y por inmoralidad?

C. Es incorrecta porque, aunque es un texto de Lorca, no es una obra de teatro.

En muchos, demasiados países, la censura sigue, lamentablemente. ¿Serías capaz de ajustarte, hoy en día, a una censura como la de antaño?

Image by Prettysleepy2 from Pixabay


Isabel Veiga López

¿Te gustaría recibir mis newsletters con información exclusiva? Accede al formulario de suscripción desde aquí antes de irte o desde los menús en cualquier momento.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad